Rotten Egg Smell

Olor a huevo podrido

¿Qué es el H₂S o el gas de alcantarilla?

Si detecta olor a huevos podridos en su barrio o cerca de casa, es probable que se trate de sulfuro de hidrógeno (H₂S). El H₂S se genera en plantas de tratamiento de aguas residuales y sistemas de alcantarillado. También conocido como "gas alcantarilla", resulta extremadamente tóxico para los humanos.

Si en su entorno se reciben quejas por malos olores generados por su actividad, pónganse en contacto con nuestros expertos

La presencia de sulfuro de hidrógeno en desagües a menudo se detecta por las quejas de los vecinos cercanos que sufren problemas de mal olor. YaraNutriox™ ofrece una amplia gama de productos y servicios que le ayudarán a lidiar con el conocido problema del hedor a huevo podrido del mejor modo posible para reducir el malestar de su comunidad local. 

El equipo de expertos de Yara le ofrece asistencia técnica, incluidas visitas a los emplazamientos y soluciones de control de sulfato de hidrógeno con las que se puede recomendar un programa de tratamiento adaptado a su caso. Sólo usará la dosis que necesita en el momento y lugar adecuado. También ofrecemos telemetría online, para que pueda controlar la dosificación de forma remota desde su despacho, así como equipos específicos para almacenar el producto en sus instalaciones.

Emilio Bas
Emilio Bas
Sales Manager

H₂S. ¿De dónde viene?

El sulfuro de hidrógeno se forma a partir de una reacción biológica en sistemas de desagüe o plantas de tratamiento de aguas residuales. H₂S se genera a través de una fermentación anaeróbica (sin oxígeno) de materia orgánica presente en aguas residuales. En el interior de una tubería, si no hay oxígeno, los microorganismos se alimentan y producen sulfuro de hidrógeno, con un característico hedor a huevo podrido. Esto se denomina septicidad, y es la causa del H₂S y del hedor que lo acompaña.

Yara ha desarrollado YaraNutriox, una solución preventiva eficaz basada en sales de nitrato. Colaboramos con muchas plantas de tratamiento de aguas residuales y emplazamientos industriales tanto en Europa como en el resto del mundo para eliminar cualquier queja relacionada con malos olores. Obtenga más información sobre el proceso YaraNutriox.

El gas H₂S es nocivo

El sulfuro de hidrógeno es un gas incoloro y nocivo que se genera en determinadas condiciones, denominadas condiciones anaeróbicas o septicidad, en tubos de desagüe y redes de alcantarillado en las que no hay oxígeno.

El H₂S tiene efectos adversos para la salud. Produce una gran irritación de los ojos y de las membranas mucosas del tracto respiratorio. A partir de una determinada concentración, el sulfuro de hidrógeno anestesia el nervio olfativo, lo que hace que "desaparezca" y que el H₂S resulte completamente indetectable. De este modo, el H₂S puede ser un problema cuando menos se lo espere. En adultos, resulta letal a partir de 300 ppm (partes por millón). Bajo ciertas condiciones, en un espacio cerrado, el sulfuro de hidrógeno puede resultar mortal de forma instantánea.

 

Un gas con multiples riesgos:

 Es un gas tóxico Es un gas explosivo Es impredecible
El veneno del sulfuro de hidrógeno tiene un amplio espectro. Ataca y paraliza el sistema nervioso y bloquea la respiración celular. En altas concentraciones, una sola inhalación resulta mortal El H₂S es extremadamente inflamable. Forma mezclas explosivas con el aire. El contacto con productos oxidantes puede causar incendios y explosiones El sulfuro de hidrógeno es nocivo. Es más pesado que el aire, por lo que se puede acumular en las partes bajas de edificaciones y estaciones de bombeo o plantas de tratamiento. Forma bolsas en aguas residuales estancadas y libera cantidades letales de gas cuando dichas aguas residuales se desplazan debido al flujo de las tuberías. Paraliza el nervio olfativo e impide que se realice la protección natural del cuerpo frente al gas

 

Los peligros del H₂S

Además de desprender un característico mal olor, en grandes cantidades el H₂S es irritante y en niveles muy altos de concentración en espacios cerrados es especialmente tóxico. El personal de empresas de tratamiento de aguas que trabaja en espacios cerrados está especialmente expuesto a este grave peligro. Proteger a los trabajadores de los riesgos del H₂S es responsabilidad de los superiores.

 

Diferentes niveles de peligro del H₂S

 

Hormigón corroído: ¿es el H₂S la causa?

corrosion

Una de las características del ácido sulfhídrico es que causa corrosión en las estructuras de los alcantarillados y las plantas de tratamiento de aguas residuales. En los ambientes húmedos y cálidos de la red de alcantarillado, el H₂S se oxida en ácido sulfúrico. Este ácido sulfúrico es corrosivo y ataca al agua residual y a las plantas de tratamiento de aguas residuales.

Ataca al hormigón, al cobre, al acero y a la plata que puede haber en los depósitos de tratamiento, los edificios y los equipos eléctricos. SI no se toman medidas preventivas, finalmente las tuberías expuestas a esta corrosión pueden romperse. La corrosión afecta particularmente a las partes sumergidas de las estructuras en los desagües o las plantas de tratamiento de aguas residuales.

La velocidad de corrosión dependerá de la cantidad de H₂S que se haya formado y el nivel del tratamiento preventivo. Sin embargo, la prevención de problemas de hedor de H₂S con YaraNutriox también combate la corrosión y evita la ruptura de las tuberías. 

Luche eficazmente contra el H₂S

Es posible evitar la aparición del característico hedor a huevos podridos de las plantas de tratamiento de aguas residuales o sistemas de alcantarillado. Yara ha creado YaraNutriox, un proceso que evita la septicidad causada por la falta de oxígeno en las tuberías de las alcantarillas o plantas de tratamiento de aguas residuales. YaraNutriox es una mezcla de nitratos exclusiva de Yara, con una eficacia probada en cientos de emplazamientos por todo el mundo en la lucha contra el sulfuro de hidrógeno. Comunidades de lugares tan dispares como York, París, Colonia y Montreal disfrutan del tratamiento YaraNutriox contra el gas H₂S.